La situación de las distintas categorías de hacienda luego de que se establecieron restricciones a la exportación puede caracterizarse así, según el consultor Víctor Tonelli: los terneros para invernada muestran un mercado muy firme y la hacienda de cría muestra un tono más tranquilo por el futuro con nubarrones que se avizora para la actividad.

La oferta de novillitos para consumo seguirá escasa por la baja ocupación de los feedlots, pero su precio será limitado por el poder adquisitivo de la población, que Tonelli no duda en calificar como “destruido”. Esto parecer está avalado por los matarifes, que observan que no hubo ninguna recuperación de ventas con el aguinaldo.

Los novillos para exportación con cuotas, Hilton, por ejemplo, podrían mantener valores razonables si se autorizaran los embarques de carne kosher. Estos cortes representan aproximadamente el 22% de la res y se integran muy bien con los del cuarto trasero para Hilton. No obstante, luego de muchas conversaciones “la autorización para embarcar este producto no aparece y el almanaque juega en contra, porque en septiembre los rabinos vuelven a su país”, alerta Tonelli.

Las mayores dudas se generan en torno del futuro de las vacas para conserva y manufactura. Actualmente está prohibida la exportación de siete cortes vacunos que compiten con el consumo interno (asado, vacío, matambre, falda, tapa de asado, paleta y cuadrada), una restricción que incluye la carne de estas dos categorías

Ver nota completa

https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/ganaderia/se-prolonga-el-cierre-de-las-exportaciones-y-crecen-los-perjuicios-para-la-ganaderia-nid31072021/

Las notas, marcas y logos comentadas en esta página pertenecen a sus respectivos propietarios, los cuales poseen el Copyright de las mismas y/o de los logotipos asociados.

Advertisement